Regreso

Líbano: microcréditos para acceder a la autonomía económica

Líbano: microcréditos para acceder a la autonomía económica

La Asociación de Ayuda Mutua Profesional (AEP), grupo Emaús del Líbano, puso en marcha un programa de microcréditos después de la guerra de 1983-1984, para evitar que las personas debilitadas por la crisis cayeran en el asistencialismo. Con el tiempo, la asociación se ha convertido en un auténtico colaborador financiero, actuando como prestamista, fondo de garantía y servicio de acompañamiento personalizado. Las personas beneficiarias disponen de un capital mínimo que les permite realizar una actividad económica, pero insuficiente para que puedan gozar de autonomía y generar ingresos con regularidad. Por lo tanto, no tienen acceso al sistema bancario clásico por falta de solvencia. La finalidad de los microcréditos que otorga AEP es permitir a dichas personas superar esa barrera. A finales de 2020, este  «parabanco»  había concedido veinticinco millones de dólares estadounidenses, repartidos en 6300 préstamos, especialmente en el sector del comercio y los servicios. En el medio rural y agrícola, estos créditos también contribuyen a revalorizar el papel de las mujeres, muy presentes en este sector.   

Las condiciones del préstamo se ajustan a la situación de cada persona, aunque AEP siempre trata de responsabilizarlas: tienen que aportar un elemento de garantía a la asociación, que ahora cobra directamente las cuotas mensuales desde que las agencias bancarias han dejado de hacerlo por la agravación de la situación económica. 

Igualmente, la asociación ofrece acompañamiento gratuito a su público: sensibilización en materia de marketing y contabilidad, visitas de seguimiento de los proyectos y evaluación de los mismos al finalizar la devolución del crédito, etc. AEP también cuenta con el respaldo de redes de solidaridad tradicionales, para fomentar la devolución periódica de los préstamos y reforzar la solidaridad local. En 2019, antes de la pandemia de Covid-19 y el consiguiente marasmo político tras la explosión del puerto de Beirut, la tasa de recuperación de los microcréditos ascendía a un 97%.